Blog

Caerse y levantarse. Sí ¿Pero cómo?

19-04-2017
Caerse y levantarse. Sí ¿Pero cómo?

Me educaron para el sacrificio, la disciplina, el trabajo y también para el positivismo y el disfrute de la vida. Siempre escuchando que si un niño de media se cae unas 7.000 veces antes de aprender a andar, a cada caída mía tenía, por resorte, que ponerme en pié rápidamente y seguir moviendo el culo para pelear por lo que quiero y me merezco en la vida.

Cuánto se ha escrito y hablado sobre eso de caerse y levantarse.

El conocimiento que tengo ya sobre mi y que he aprendido gracias al Coaching hace ahora que, cuando llega ese día en que todo me viene mal dado, cuando se esfuman las posibilidades de conseguir aquello por lo que he peleado porque ya no depende de mi, cuando ya no puedo más...entonces y sólo entonces, me doy permiso para, POR UN MOMENTO, estar mal, para abatirme e incluso para llorar. Me doy permiso para quedarme en casa, para estar sola, para no moverme ni hablar con nadie, para soltar... Ya no me resisto, no me esfuerzo en levantarme rápidamente y seguir adelante. Eso sólo me empeoraba las cosas, me restaba energías y hacía que todo fuera, si cabía, más difícil.

Y como todo en esta vida tiene su tiempo, incluido los malos ratos, de repente, esa optimista que llevo dentro, empieza a ver cómo la marea vuelve a llegar cargada de oportunidades, opciones e ilusiones. Respiro profundamente y con gran firmeza y fortaleza doy un primer paso mientras me digo: "ahora si, ahora mueve el culo y sigue peleando por lo que quieres en la vida".

Conocernos, saber cómo somos, lo que somos, por qué lo somos, lo que queremos..todo hace que afrontemos mejor las vicisitudes de la vida. Ahogar nuestras emociones y los sentimientos derivados no nos hacen ser más fuertes, nos hacen ser menos eficientes.

 

Chari Gonzalez en CoachYa
Autor/a del post

Chari Gonzalez

Empresa