Blog

Exámenes

05-06-2018
Exámenes

Estamos en época de exámenes, eso tan temido por los estudiantes y que, aunque muchas veces se ha dudado de su efectividad y necesidad, lleva utilizándose durante tantos años por no encontrar otra alternativa mejor para evaluar la evolución de los alumnos. Esta semana, además coincide que en muchas comunidades se realiza uno de los exámenes más temidos para estudiantes y familiares: La selectividad. Hay que reconocer que es un examen que puede establecer significativamente el futuro del estudiante, determinando qué estudios cursar y dónde hacerlo, lo que le marcará de por vida. Por supuesto, esto no quiere decir que si no se logra el resultado deseado más adelante no se pueda llegar a él por otro camino, aunque es verdad que, por de pronto, determina el futuro más próximo del estudiante.

Sea cual sea el examen que haya que realizar en las próximas semanas: selectividad, recuperaciones, finales de carrera o del primer año de universidad, lo más normal es que la persona lo viva con nerviosismo, y en algunos casos con estrés o incluso ansiedad. Hay personas que sufren bloqueos a causa del estrés que les provocan los exámenes, dificultándoles el poder estudiar con tranquilidad y realizar adecuadamente los exámenes. Para evitar que esto nos suceda y lograr que el tiempo empleado estudiando sea lo más productivo posible podemos tener en cuenta los siguientes pasos:

1.- Comenzar a estudiar con tiempo suficiente, no dejarlo para el último momento. Sé que parece una obviedad, pero hay que destacar que es uno de los puntos que más nos cuesta cumplir y, sin embargo, que nos puede ayudar mucho.

2.- Planificar lo que debemos estudiar teniendo en cuenta el tiempo del que disponemos.

3.- Añadir descansos cada dos horas en el plan de estudios para poder despejarnos la mente y el cuerpo y poder continuar con más fuerza.

4.- Comenzar a estudiar tranquilos, aunque a veces cuesta, es más efectivo relajarse antes de empezar, ya que los nervios lo único que van a lograr es dificultarnos interiorizar la información.

5.- Tener claro que se puede y se llega, algo que solemos dudar muy a menudo cuando estamos estudiando y se va acercando el momento del examen.

6.- Utilizar los nervios en nuestro beneficio: Estar nervioso es normal y pueden servirnos de utilidad si los utilizamos para mantenernos alerta y con los sentidos bien abiertos. Para lograrlo debemos mantenerlos a raya, es decir no dejar que nos sobrepasen, pero tampoco debemos estar demasiado preocupados por ellos.

7.- Leer bien todas las preguntas antes de empezar para pensar bien qué contestar en cada una de ellas. Tener una visión general del examen nos va a permitir programar mejor el tiempo necesario para realizarlo y saber qué contestar en cada pregunta.

 

¡¡¡Mucha suerte a todos los estudiantes!!!

Ainhoa Cilveti en CoachYa
Autor/a del post

Ainhoa Cilveti

Empresa

Tras haber trabajado durante años a un lado de la empresa, ahora me dedico a acompañar a otras empresas a conseguir sus objetivos, a ser más eficaces e incluso a ponerse en marcha. Hacer que los integrantes de un equipo empresarial puedan mejorar el desarrollo de sus habilidades directivas es uno de mis retos como coach.