Blog

HACER MAS COSAS O HACERLAS MAS A FONDO

16-02-2018
HACER MAS COSAS O HACERLAS MAS A FONDO

*Un labrador obsesionado con hacerse rico encontrando diamantes, vendió su tierra y emigro a buscar diamantes a otro reino. El nuevo propietario labrando la tierra encontró una mina de diamantes en el mismo terreno*.  

A raíz del comienzo del año y los buenos propósitos que todos nos proponemos en Navidades, David de raptitude.com proponía que este año podíamos cambiar el rumbo y en lugar de aspirar a hacer nuevas cosas, decidir hacer cosas viejas más a fondo. Cómo en el cuento del labrador, solo si labramos la tierra que tenemos podremos saber que tiene dentro. Buscar fuera lo que tenemos en casa, no tiene ningún sentido.

Imagínate que en lugar de comprar más libros para leerlos (seguro que hay un ratio de libros no leídos que se acumulan en tu estantería) decidiéramos leernos todos los que tenemos en casa sin leer, o decidir re-leer algunos de los que ya leímos. En lugar de aprender a tocar un instrumento musical o un deporte nuevo, decidimos re-tomar el que practicábamos hace años. En lugar de buscar nuevas amistades, dedicarnos a profundizar en las que ya tenemos. Siempre podemos ahondar en aficiones viejas y disfrutar de mejorar en algo que ya sabemos hacer en lugar de aprender algo nuevo desde cero.

El hecho de ir más a “fondo” en tu vida, en lugar de tratar de ir más lejos, cambia la perspectiva de las cosas, nos convierte en expertos en algo, en tratar de saber un poco de todo.

En una sociedad donde prima lo novedad, parece difícil ir a la contra, cómo si el universo se empeñara en mostrarnos más lo nuevo, brillante y novedoso a nuestros ojos, que los beneficios de desempolvar lo viejo que aun en buen estado no tiene la misma luz.

Los beneficios de esta perspectiva son la sensación de abundancia en nuestra vida. Todas esas actividades, gente e intereses siempre han estado ahí. Solo decidiendo abundar en ellas (y nunca mejor usada la palabra) puedo encontrar mi mina de diamantes.

Marisa Hidalgo en CoachYa
Autor/a del post

Marisa Hidalgo

Empresa

Influencia. Transferencia. Transformación. El cambio es una constante en la vida, en nuestro entorno, en las vidas de los demás y en la nuestra. Y cada fase, cada episodio y cada movimiento nos deja algo perceptible o no, que nos influye, se añade a nosotros y nos transforma. A veces es un arañazo, o barriga, o canas, pero otras veces es masa muscular, intuición o sabiduría. Todas son transformaciones y sumadas, son capaces de sesgar el cómo vivimos y viviremos, el cómo progresamos o decaemos. Quizá nos llevaron por un camino que inicialmente no teníamos por qué tomar. Una profesión, una relación, un rol… En Londres, en el verano de 2008 y después de 15 años de exitosa carrera profesional en una multinacional, reconstruí este proceso en mi. Tuve que dejarlo todo y parar, pensar, y buscar qué quería ser de mayor, qué me haría sentir mejor. 15 años de exitosa carrera profesional y aún no lo sabía. Después de 7 años y muchas horas de trabajo personal, entendí que ahora yo podía ayudar a otros a conseguir lo que había logrado en mi: marcar la diferencia. Ahora, es tu turno. Marcar la diferencia.