Blog

PORQUE NO LOGRAMOS LO QUE QUEREMOS

18-05-2018
PORQUE NO LOGRAMOS LO QUE QUEREMOS

Últimamente parece que el mundo que confabula para que me lleguen cosas sobre las que busco soluciones y por qué no logramos lo que queremos es exactamente uno de estos temas. Hasta donde llega mi investigación ahora mismo, he llegado a las siguiente conclusiones:

1-     No logramos algo porque no es realmente lo que queremos: es decir que existe la posibilidad de que no lo tengamos claro, o a que a medida de que nos adentrarnos en el tema, nos demos cuenta de que nuestros sueño tiene un montón de pegas.

 

2-     No está bien definido como objetivo: aunque hay un motón de variantes sobre el viejo SMART, por ej SMARTER o MARTES, me quedo con la primera versión de que conocí del acronismo SMART (specific, measurable, achievable, realistic y timed)

 

3-     Que no esté alineado el propósito conmigo mismo: aquí amplio el típico decir y hacer, con mi propio versión: no lograré el objetivo sino logro alinear

 

a.      lo que quiero hacer,

b.      lo que siento que está bien hacer en estas circunstancias (alineado con nuestros valores),

c.      lo que creo que está bien hacer (alineado con el tengo que),

d.      lo que digo

e.      y lo que hago.

 

4-     Y por último cuando lo tratamos de llevar a la práctica, está la posibilidad de que no me esté centrando en las tareas relevantes. Dentro de cualquier plan de acción tenemos una jerarquía de tareas:

 

-        hay unas tareas vitales que son las que mueven el proyecto (por ej tratar con los clientes)

-        otras que son más secundarias (por ej dejar perfecta la pag web)

-        y otras necesarias pero que son accesorias (hacer los impuestos).

 

De esta forma, puede ocurrir que me dedique a las tareas 2 y 3 y pase muchas horas trabajando pero en realidad, mi proyecto no se mueve, siempre que no dedique el tiempo necesario a la 1ª.

Marisa Hidalgo en CoachYa
Autor/a del post

Marisa Hidalgo

Empresa

Influencia. Transferencia. Transformación. El cambio es una constante en la vida, en nuestro entorno, en las vidas de los demás y en la nuestra. Y cada fase, cada episodio y cada movimiento nos deja algo perceptible o no, que nos influye, se añade a nosotros y nos transforma. A veces es un arañazo, o barriga, o canas, pero otras veces es masa muscular, intuición o sabiduría. Todas son transformaciones y sumadas, son capaces de sesgar el cómo vivimos y viviremos, el cómo progresamos o decaemos. Quizá nos llevaron por un camino que inicialmente no teníamos por qué tomar. Una profesión, una relación, un rol… En Londres, en el verano de 2008 y después de 15 años de exitosa carrera profesional en una multinacional, reconstruí este proceso en mi. Tuve que dejarlo todo y parar, pensar, y buscar qué quería ser de mayor, qué me haría sentir mejor. 15 años de exitosa carrera profesional y aún no lo sabía. Después de 7 años y muchas horas de trabajo personal, entendí que ahora yo podía ayudar a otros a conseguir lo que había logrado en mi: marcar la diferencia. Ahora, es tu turno. Marcar la diferencia.