Blog

UNA GRAN NUBE QUE REPOSA EN MI CABEZA

20-07-2018
UNA GRAN NUBE QUE REPOSA EN MI CABEZA

AQUÍ ESTOY DE VUELTA, TRABAJANDO, AFERRADA A LA PATRULA CANINA COMO SI ELLOS ME FUERAN A PROTEGER.

Estoy de vuelta de mis vacaciones. Quince benditos días que me supieron a sal, besos, música, cerveza, silencio… quince días que me anclaron más si cabe a la vida. Hoy es mi primer día de trabajo. Es un día que tenía que llegar. Llegó. Y me alegro, si. Estoy viva, claro. Todo a mí alrededor está bien, si. No hay motivo para la queja, no.

Sin embargo, me veo tan improductiva, tan lánguida, tan triste, tan falta de apetito, tan apática, parezco enamorada pero no, que también. Es como si anduviera sobre una nube, sobre una gran nube que reposa pesadamente en mi cerebro. Ay Dios.

Y sé que mi baja productividad de hoy es normal, sé que es pasajera y sé que me pasa siempre. Sé que es por haberme incorporado tan bruscamente al trabajo, de golpe, sin periodo de adaptación como van a hacer con mi hijo este próximo año en el cole. Ellos sí que saben.  Esta mañana lo animaba mientras lo vestía para ir de de nuevo a la guardería diciéndole “que bien, ahora vas a volver a ver a Rosi y a tus compañeros que te han echado tanto de menos”, “tranquilo que voy contigo hasta la clase y no te dejo hasta que no te vea reír”, “te vas a llevar a  Skipe de la Patrulla Canina para que te acompañe todo el día hasta que el Aita vaya a por ti”. Tendrían que ver a Martin. Ni se despidió de mí. Nada. Yo si necesité abrazar a Rosi. Me sentía incomprendida y sola con mi pena. Necesité abrazar también a los niños, a Dylan, a Lara, a Elian, a Mateo, creo que a todos abracé… y casi no me voy de allí, enganchada a la inocencia de tanto loco bajito, buscando retrasar mi entrada a la mina todo lo posible.

Y ahora aquí estoy trabajando, aferrada a Skipe como si fuera un San Pancracio que me fuera a proteger en este día de rutina. Bendita rutina que me recuerda lo afortunada que soy.

 

Chari Gonzalez en CoachYa
Autor/a del post

Chari Gonzalez

Empresa